Prevenir la diabetes: una prioridad para tu salud futura


Según un reciente estudio, una persona sana de 45 años tiene una probabilidad del 45% de desarrollar prediabetes y un 31% de padecer diabetes.

La clave para prevenir la diabetes radica en vigilar el metabolismo hidrocarbonatado, mediante la medición continua de tres biomarcadores esenciales: glucosa en sangre, hemoglobina glicosilada e insulina. El objetivo de la Age Management Medicine es alcanzar en todos ellos los valores de excelencia, que son aquellos en los que la posibilidad del desarrollo de dicha enfermedad es casi nula.

Dirección médica de Neolife


El deterioro del metabolismo hidrocarbonatado no sólo puede producir diabetes, sino que se relaciona también con el infarto, el Alzheimer y el cáncer.

El deterioro del metabolismo de la glucosa a lo largo de la vida es una de las circunstancias más relevantes de la salud del ser humano por lo que las estrategias de control y prevención de este deterioro deben implementarse tan pronto como sea posible en la vida de una persona, sea cual sea su estado de salud general.

El deterioro del metabolismo hidrocarbonatado (de la glucosa) en sus distintos niveles (normal, prediabetes, diabetes tipo 2, uso de insulina) es uno de los “jinetes del apocalipsis” de la salud de los seres humanos, junto con la enfermedad cardiovascular (infarto, hipertensión, ictus), el cáncer y la enfermedad neurodegenerativa (Alzheimer principalmente). En realidad todas estas enfermedades propias del proceso de envejecimiento están relacionadas unas con otras, pero en concreto el deterioro del metabolismo de la glucosa y la diabetes puede producir todas las demás (infarto, Alzheimer y cáncer). Es por ello que la vigilancia y control de este metabolismo es tan importante.

alimentos que no debemos comer

Así lo interpretan los autores de un magnífico estudio recientemente publicado en Lancet (1), en el que se estudia el riesgo de desarrollar una prediabetes y una diabetes a lo largo de la vida. Los datos se obtuvieron de 10.050 participantes del Rotterdam Study durante un periodo de seguimiento de casi 15 años. Del total de los participantes, 1.148 desarrollaron una prediabetes, 828 una diabetes y 237 necesitaron tratamiento con insulina. Los criterios para clasificar a los participantes en los distintos grupos fueron los de la OMS, tal y como siguen:

  • Normalidad: glucosa en ayunas por debajo de 108 mg/dL
  • Prediabetes: glucosa en ayunas entre 108 mg/dL y 125 mg/dL
  • Diabetes: glucosa por encima de 125 mg/dL

Se calculó que el riesgo de que una persona sana de 45 años desarrolle una prediabetes a lo largo del resto de su vida es casi del 50%, de un 31% para desarrollar una diabetes y de un 9% de llegar a necesitar insulina. Las personas que a los 45 años ya son prediabéticas tienen un riesgo del 74% de acabar siendo diabéticas y de casi un 50% de tener que usar insulina a lo largo de su vida. Estos porcentajes de riesgo van disminuyendo con la edad al quedar menos tiempo de vida para desarrollar la enfermedad y aumentan con el sobrepeso.

En la clínica antiaging Neolife vigilamos de cerca el metabolismo hidrocarbonatado (incluso varias veces al año) y no solamente la glucosa en ayunas. También medimos la hemoglobina glicosilada y la insulina. En la Age Management Medicine no solamente utilizamos los rangos de referencia para interpretar el valor de los biomarcadores. Nuestro objetivo es alcanzar los valores de excelencia, que son aquellos en los que la posibilidad del desarrollo de una enfermedad es casi nula. Todos estos biomarcadores del metabolismo hidrocarbonatado se correlacionan con el riesgo de desarrollar una diabetes y sus consecuentes complicaciones cardiovasculares, renales, de retina y neurológicas, así como una menor esperanza y calidad de vida.

Vigilar la glucosa, la hemoglobina glicosilada y la insulina, determinante para la prevención de la diabetes.

La glucosa en ayunas es el biomarcador esencial para el diagnóstico de la diabetes: un valor por encima de 125 mg/dL indica un elevado riesgo de padecer una diabetes; si este parámetro se encontrase entre 108 y 125 mg/dL es indicativo de prediabetes; por el contrario, un valor por debajo de 90 mg/dL es óptimo y protege significativamente de la enfermedad cardiovascular.

La hemoglobina A1C (HbA1C) o hemoglobina glicosilada o glicada es un excelente “chivato” de la sobrecarga de hidratos de carbono en nuestra dieta. La hemoglobina se encuentra dentro de los glóbulos rojos y está expuesta a la glucosa de modo que las moléculas de glucosa se van adhiriendo a la hemoglobina conformando la hemoglobina glicosilada. El porcentaje de hemoglobina glicosilada depende de los niveles de glucosa en sangre y de la edad de los glóbulos rojos que transportan la hemoglobina. Puesto que la vida media de los glóbulos rojos es de 3 meses, un porcentaje elevado de este biomarcador está indicando unos niveles elevados de glucosa en sangre a lo largo de los últimos 3 meses. Hoy en día la HbA1C es un biomarcador de diabetes y prediabetes más preciso que la glucosa en ayunas. Su valor por encima del 6,5% indica diabetes, entre el 5,7% y 6,5% indica una prediabetes, por debajo del 5,7% es normal y el valor óptimo está por debajo del 5,1%.

La insulina es la hormona que secreta el páncreas cuando los niveles de glucosa aumentan después de comer y permite la entrada de ésta en el interior de las células (especialmente en el hígado, el cerebro y los músculos) para ser utilizada como energía. La cantidad de insulina necesaria para mantener un determinado nivel de glucosa en sangre es un indicador de la resistencia y sensibilidad de los receptores de las células a la insulina. La medición de la insulina en ayunas para un determinado nivel de glucosa es un importante indicador del nivel de resistencia y/o sensibilidad de los receptores celulares a esta hormona. Su valor normal debe estar por debajo de 25 mU/L, pero el valor de excelencia es inferior a 6 mU/L. Las probabilidades de desarrollar una diabetes se doblan con una insulina basal de 8 mU/L y se multiplican por 5 con una insulina basal de 25 mU/L en relación a un valor de 5 mU/L (2).

Las estrategias para mantener estos tres biomarcadores en sus niveles de excelencia son básicamente dos: el ejercicio regular y una dieta de bajo índice glucémico. Si bien no es fácil mantener una glucosa por debajo de 90 mg/dL, una HbA1c en torno al  5% y una insulina alrededor de 6 mU/L, no es ni mucho menos imposible. En la clínica Neolife la mayoría de nuestros clientes lo consigue, lo que les confiere una magnifica calidad de vida, salud y sensación de bienestar.


BIBLIOGRAFÍA

(1) van Herpt, T., Stricker, B., Sijbrands, E. et al. “Lifetime risk of developing impaired glucose metabolism and eventual progression from prediabetes to type 2 diabetes: a prospective cohort study” The Lancet, Published Online: 10 November 2015

DOI: http://dx.doi.org/10.1016/S2213-8587(15)00362-9

http://www.thelancet.com/journals/landia/article/PIIS2213-8587(15)00362-9/abstract

(2) Johnson, JL., Duick, DS., Chui, MA, et al. “Identifying Prediabetes Using Fasting Insulin Levels”. Endocr Pract. 2010 Jan-Feb; 16(1):47-52.doi:10.4158/EP09031.OR.

 

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Trackbacks/Pingbacks

  1. Una prioridad para tu salud: Prevenir la diabetes - Lateral - 5 febrero, 2016

    […] recomendamos que consultes aquí el artículo completo del dr. Ángel Durántez, director médico de la […]

Deja un comentario