Nuevas guías de ejercicio para los pacientes con artritis


En la consulta del médico normalmente se recetan medicamentos contra el dolor pero hay otro aspecto importante a la hora de tratar esta enfermedad, el ejercicio, el cual cada vez aparece con más fuerza en las Guías de Tratamiento de las Sociedades Científicas que se dedican al abordaje de estos pacientes.

La European League Against Rheumatism, una de las Sociedades Médicas más importantes acerca de este tema, llevó a cabo un estudio exhaustivo que concluyó que aparte de los beneficios cardiovasculares del ejercicio, los pacientes con dolores articulares podían experimentar mejoría en sus síntomas clínicos haciendo cardio. También se produjo una mejora en aquellos pacientes que hicieron ejercicios de fuerza.

Dr. Francisco Martínez Peñalver – Equipo Médico Neolife


Los pacientes con dolor articular suelen ser reacios a hacer ejercicio por temor a que el dolor aumente o a que la lesión que lo produce empeore.

La patología artrítica/artrósica es una de las más prevalentes en las consultas del médico de cabecera. La pérdida de calidad de vida que produce y el hecho, en el caso de la artrosis, de ser una enfermedad degenerativa que no tiene un tratamiento claro que sea efectivo, produce un rosario de visitas al médico en busca de paliar unos síntomas que básicamente son dolor y limitación funcional. La artrosis se manifiesta en brotes, en episodios de inflamación articulares que se denominan artritis, osteoartritis o artritis inflamatoria de manera indistinta.

En la consulta del médico normalmente se recetan medicamentos contra el dolor, pero hay otro aspecto importante a la hora de enfocar la manera de tratar esta enfermedad, que muchas veces pasa desapercibido. Nos referimos al ejercicio, el cual cada vez aparece con más fuerza en las Guías de Tratamiento de las Sociedades Científicas que se dedican al abordaje de estos pacientes.

ejercicio

Los pacientes con dolor articular suelen ser reacios a hacer ejercicio por temor a que el dolor aumente o a que la lesión que lo produce empeore. La European League Against Rheumatism (EULAR), una de las Sociedades Médicas más importantes acerca de este tema, llevó a cabo un estudio exhaustivo que concluyó que aparte de los beneficios cardiovasculares del ejercicio, los pacientes con dolores articulares podían experimentar mejoría en sus síntomas clínicos haciendo ejercicios de cardio. También se produjo una mejora en aquellos pacientes que hicieron ejercicios de fuerza (1).

Las recomendaciones del American College of Sports Medicine y la Asociación Americana del Corazón (AHA) para pacientes afectados de osteoartritis recomiendan como mínimo 30 minutos al menos 5 días a la semana de una actividad física moderada, o 3 días a una intensidad mayor. Estos intervalos pueden ser completados en varias tandas durante el día. Se recomienda que las sesiones sean de cardio o de fuerza, no mezclando los dos tipos de ejercicios (2).

El grupo EULAR también recomienda centrarse en los médicos de atención primaria ya que, según los datos recogidos en sus estudios, suelen quedarse muy cortos en el tema de la prescripción del ejercicio físico y están muy poco entrenados a la hora de recomendar el tipo de actividad física que puede ser idónea para cada paciente. Con respecto a lo primero, el médico debe compartir con el paciente el conocimiento científico acerca de las bondades del ejercicio, sabiendo utilizar medicación anti-dolor para facilitar la adaptación gradual del paciente a la vida deportiva. Debe conocer técnicas de motivación para que los pacientes se “enganchen” al ejercicio; en definitiva, hay que formar específicamente a los médicos de atención primaria en esta área de conocimiento, porque precisamente en las encuestas realizadas a este sector, el desconocimiento sobre la prescripción del ejercicio es la causa principal por la que no se sienten cómodos a la hora de recomendarlo.

Los ejercicios “joint-friendly”, más tolerables para las articulaciones de los pacientes, incluyen andar, nadar, bicicleta y ciertos tipos de clases colectivas. Las recomendaciones más recientes de la EULAR refieren que dentro de esos 5 días a la semana mínimos de entrenamiento 2 de ellos deben ser basados en ejercicios de fuerza.

En la web del Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Atlanta podemos encontrar documento gráfico acerca de los ejercicios diarios recomendados para los pacientes que sufran de artritis. Este documento data del 2008 y dicho CDC se ha comprometido a publicar las nuevas guías antes de que acabe este año (3).


BIBLIOGRAFÍA

(1) Rausch-Ostoff AK et al. 2018 EULAR recommendations for physical activity in people with inflammatory arthritis and osteoarthritis. Ann Rheum Dis. 2018 Sep;77(9):1251-1260.

(2) Thomas RJ et al. AACVPR/ACCF/AHA 2010 Update: Performance measures on Cardiac Rehabilitation for referral to cardiac rehabilitation/secondary prevention services. J Am Coll Cardiol. 2010 Sep 28;56(14):1159-67.

(3) https://www.cdc.gov/arthritis/interventions/self_manage.htm


, , , , , , , , , , ,

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario