Nuevas evidencias acerca del uso de hormonas bioidénticas en la menopausia


La Sociedad Norteamericana de la Menopausia (NAMS) ha publicado todo el conocimiento actual sobre la terapia de reemplazo hormonal.

La NAMS afirma que la terapia de reemplazo hormonal es clave a la hora de detener la degeneración de los huesos que se produce tras la menopausia, así como para aliviar los síntomas relacionados con esta, como los sofocos, la irritabilidad o el insomnio. Como conclusión, la ciencia ya ha demostrado que dar hormonas después de la menopausia mejora la calidad de vida.

Dr. Francisco Martínez Peñalver – Equipo Médico Neolife


El reemplazo hormonal con hormonas bioidénticas permite a las mujeres postmenopáusicas recuperar su calidad de vida de forma totalmente segura.

La terapia de reemplazo hormonal, es decir, devolver las hormonas que dejan de producirse en la menopausia, ha sido en los 20 últimos años un tema tabú. La razón reside en el ensayo WHI (Women´s Health Initiative), publicado en 1989, donde se describía cómo el tratamiento con los preparados hormonales de los que se disponían en ese momento aumentaba significativamente la aparición de cáncer de mama y endometrio, junto con una mayor incidencia de fenómenos tromboembólicos.

Desde la publicación del WHI, con toda la investigación posterior, hemos aprendido que es injusto atribuir ese efecto “malo” de las hormonas a todas ellas, y que hay algunas que son capaces de aliviar por completo los síntomas menopáusicos sin representar un riesgo para la vida de la paciente.

Nuevas evidencias acerca del uso de hormonas bioidénticas en la menopausia

El pasado mes de junio la Sociedad Norteamericana de la Menopausia (NAMS), quizás la entidad más relevante a nivel mundial en cuanto a conocimiento y establecimiento de las guías terapéuticas de las pacientes menopáusicas, publicó un nuevo documento de consenso donde reunía todo el conocimiento actual sobre la terapia de reemplazo hormonal. En las conclusiones de este documento se abandona la filosofía de “poca cantidad y poco tiempo de tratamiento hormonal” y con la evidencia existente se recomienda individualizar los tratamientos hacia “la dosis apropiada en cantidad y duración, y por la vía de administración que se precise”.

La terapia de reemplazo hormonal ha demostrado ser efectiva a la hora de detener la degeneración de los huesos que se produce tras la menopausia; alivia los síntomas relacionados con ésta, como los sofocos, la irritabilidad o el insomnio. Y en general, está más que demostrado que dar hormonas después de la menopausia mejora la calidad de vida.

En el documento de la NAMS se explica que el principal beneficio de la terapia hormonal se produce cuando empezamos la terapia lo antes posible, una vez ha acontecido la menopausia, y que a las dosis apropiadas puede incluso utilizarse en pacientes con mayor riesgo de padecer cáncer de mama, sin peligro para la paciente. Por otra parte, en pacientes que ya hayan pasado por un cáncer de mama sensible a estrógenos se recomienda la forma vaginal de los mismos, obteniendo un gran efecto beneficioso para la paciente, sin que aumente el riesgo de que vuelva a padecer la enfermedad.

El documento que publica la NAMS es la consecuencia de miles de publicaciones acerca de la seguridad de la Terapia de Reemplazo Hormonal cuando esta se realiza de manera adecuada. El uso de hormonas bioidénticas ha revolucionado este concepto. Las hormonas bioidénticas son proteínas que son iguales en estructura y composición a las que produce el cuerpo humano. Los estudios observacionales que se han hecho hasta la fecha, junto con publicaciones en las revistas médicas de mayor impacto, indican que son totalmente seguras para los efectos secundarios que describía el WHI hace 29 años.

Son los antiguos compuestos hormonales sintéticos, con los mismos con los que se hizo el estudio WHI, los que han dado mala fama a este tratamiento, pero todos los estudios y metaanálisis realizados comparando dichas hormonas sintéticas no bioidénticas con las hormonas que sí son bioidénticas demuestran que las que son iguales que las que produce el ser humano son seguras y efectivas.

En Neolife llevamos a cabo un reemplazo hormonal con hormonas bioidénticas prescribiendo de manera individualizada aquellas dosis que cada paciente necesita en cada momento de su vida. Con esto ayudamos a que las mujeres postmenopáusicas recuperen su calidad de vida de una manera totalmente segura, evitando las molestias de esta etapa de la vida.


BIBLIOGRAFÍA

(1) North American Menopause Society Statement. June 2017.

(2) Maturitas 2003 Dec 10; 46 suppl 1:555-8

(3) Climateric 2003 Sep (6):221-7

(4) American Clinic Laboratory Science 1998; 28:360-369

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario