Los 90 años de esperanza media de vida ya están aquí


Un artículo predice que dentro de 15 años la esperanza de vida media de las mujeres en algunos países alcanzará los 90 años, por los 84 años de los hombres.

El hecho de que haya muchas probabilidades de que a mitad del siglo XXI nuestra esperanza de vida supere los 90 años, contiene un aluvión de dilemas éticos, políticos y sociales: el cambio a una sociedad centrada en el adulto-anciano; el paso a vivir durante décadas en edades de “anciano”, por encima de los 60 años; las dudas acerca de la calidad de vida con la que se llegará a esas edades; el reto de poder mantener las jubilaciones en estas sociedades envejecidas…

Dr. Ángel Durántez – Director Médico Neolife

Dr. Francisco Martínez – Director Médico Neolife Marbella


Un reciente artículo ha presentado las predicciones de la esperanza de vida media para los próximos 15 años en distintos países del mundo.

Según el estudio –publicado en la prestigiosa revista Lancet (1)-, realizado en 35 países industrializados, se va a producir un aumento en el citado índice que marca la media de años de vida esperados por habitante. De esta manera, en países como Corea del Sur las mujeres alcanzarán una esperanza de vida media de 90,8 años, algo que se consideraba inalcanzable por algunos científicos hace tan solo 15 años. En otros países como Francia (88,6 años), Japón (88,4 años) y España también se va a producir un notable aumento. En hombres, el top 3 lo encabezan Corea del Sur (84,1 años), Australia (84 años) y Suiza (84 años). Podríamos pensar que nos faltan los EE.UU. en esta lista, pero a pesar de que su esperanza de vida subirá en sus mujeres de los 81,2 años en 2010 a los 83,3 años en 2030, se queda lejos de los primeros puestos del ranking. Las desigualdades en cuanto al acceso a la sanidad y la alta mortalidad perinatal, entre otros motivos, impiden que se posicione mejor en el ranking.

En el siglo pasado se produjo a nivel global un aumento en la esperanza de vida de cerca de 30 años, gracias a la aparición de las vacunas, los antibióticos, y a una notable mejora de las condiciones higiénico-dietéticas. En el futuro este incremento se va a decelerar y se va a poner el foco sobre enfermedades crónicas -como la diabetes, la insuficiencia cardiaca o el EPOC-, sobre enfermedades mentales y sobre patologías relacionadas con la adicción a sustancias nocivas.

Neolife - Los 90 años de esperanza media de vida ya están aquí

Otro aspecto que el estudio destaca es que a medida que la mujer se ha ido incorporando al mercado laboral y ha adquirido los mismos hábitos que el hombre (tabaco, alcohol, sedentarismo…), la brecha entre esperanza de vida por sexos se ha ido reduciendo. “Si las mujeres fuman como los hombres, mueren como los hombres”, señala el Dr. Ezzati, director del estudio.

El hecho de que haya muchas probabilidades de que a mitad del siglo XXI nuestra esperanza de vida supere los 90 años, contiene un aluvión de dilemas éticos, políticos y sociales:

  • Por una parte, vivimos en una sociedad donde hace un siglo las personas de 60 años eran considerados ancianos, y bajo este prisma de aumento de esperanza de vida eso significaría que vamos a ser “ancianos” durante 30 años.
  • Un aspecto que el estudio no aporta es la calidad de vida con la que se llega a esas edades, pero es que el propio artículo ha elegido los 35 países industrializados donde los estándares de calidad de vida son más elevados. ¿No deberíamos focalizarnos en que esos supuestos 30 años de senectud se vivieran con una calidad de vida similar a la de los 60 anteriores?
  • En el ámbito político, ¿soportará cualquier país del mundo pagar las pensiones de hasta 20 años más de lo que se hace en la actualidad? ¿Habrá que retrasar la edad de jubilación? ¿Aumentar los tipos de cotización y, por tanto, aumentar impuestos a la masa de trabajadores que cada vez representan un menor porcentaje de la población?
  • Por último está el aspecto social. La sociedad que en los 80 fue jaleada por la juventud de la gente de entre 20 y 30 años puede cambiar por completo hacia una sociedad centrada en el adulto-anciano, con todos los retos que ello supone para un sector como el de la salud, donde dicho nuevo escenario puede acelerar el desarrollo de estrategias como la telemedicina o los dispositivos que faciliten la vida a este sector poblacional.

El estudio alerta del mal ejemplo de EE. UU., donde la diferencia en la accesibilidad a los servicios sanitarios y las muertes violentas impiden un crecimiento en el ratio de esperanza de vida, colocándola al nacer de las mujeres en el 2030 en longevidades similares a las que tendrán en Croacia o México. En una sociedad con una pirámide poblacional invertida es sencillo pensar que dicho “mal ejemplo” pueda extenderse a países donde la mal llamada “tercera edad” sea el sector dominante.

Aunque en la Comunidad de Madrid es donde actualmente se disfruta (a nivel regional, no de país) de la espera de vida media más longeva del mundo, se empieza a observar una regresión.

Afortunadamente España es uno de esos países citados en el artículo de Lancet que se encuentra entre los que alcanzarán las esperanzas de vida media más longevas. Una magnífica sanidad pública en un país mediterráneo con un carácter general de la población vitalista (aunque también tenemos nuestros defectos) cimientan nuestra elevada esperanza de vida. No obstante, la alerta de Lancet de que el “mal ejemplo” estadounidense se exporte a otros países ya está ocurriendo en nuestro país, donde las tasas de obesidad infantil nos colocan entre los 10 primeros países del mundo. No sería de extrañar que, a menos que se implementen políticas preventivas agresivas a través de los estilos de vida saludables y otras estrategias de índole médico, el alargamiento de nuestra esperanza de vida media se frene, si no revierta. De hecho, en la Comunidad de Madrid -donde actualmente se disfruta (a nivel regional, no de país) de la espera de vida media más longeva del mundo (86,5 años para mujeres, 81,2 para hombres y 84,02 de media para ambos sexos en 2015)-, se ha empezado a observar esta regresión, dado que fue de 84,21 años en 2013 y de 84,29 en 2014 de media para ambos sexos.

En la clínica antienvejecimiento Neolife se aplican los protocolos médicos más avanzados para llegar a esos 90 años de vida media con la mejor calidad de vida. Recomendamos la lectura de los siguientes blogs publicados anteriormente sobre los revolucionarios avances en la ciencia de la longevidad y la medicina preventiva antiaging:


BIBLIOGRAFÍA

(1) Kontis, V., Bennett, J, Matters, D. et al. “Future life expectancy in 35 industrialised countries: projections with a Bayesian model ensemble”. Lancet, 21 February 2017. DOI: http://dx.doi.org/10.1016/S0140-6736(16)32381-9

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario