Los 8 peores alimentos a partir de los 40


Con el paso del tiempo se debe reducir el consumo de rebozados, refrescos, zumos de naranja, carnes rojas muy hechas, embutidos, pan blanco, bollos y alcohol.

Es importante para los hombres a partir de los cuarenta años llevar una alimentación que favorezca el funcionamiento de su corazón y de su próstata. Comer sano y evitar los alimentos anteriores es sin duda la mejor forma de hacerlo, puesto que el estilo de vida y la dieta tienen un peso fundamental en la lucha contra las enfermedades.

Tania Mesa – Nutricionista y Enfermera de Neolife


A partir de los 40 se debe tomar conciencia de la importancia de seguir una dieta saludable, evitando el aumento de peso y la aparición precoz de enfermedades.

Toda persona que cumple los cuarenta sabe que ya no puede comer o beber como lo hacía cuando era más joven. Con el paso del tiempo, nuestro cuerpo envejece y cada vez le cuesta más asimilar los nutrientes; además se hace más complicada la pérdida de peso e incluso el simple mantenimiento de un peso saludable.

La obesidad incrementa notablemente el riesgo de padecer enfermedades de tipo cardiovascular, distintos tipos de cáncer (entre los que se encuentra el cáncer de próstata), hiperplasia prostática benigna, diabetes de tipo II, desajustes hormonales, etc.

Por otra parte, al envejecer se disparan las probabilidades de sufrir enfermedades cardiovasculares, tener un colesterol elevado, padecer diabetes de tipo II, cáncer, artritis y problemas de próstata como la hiperplasia benigna.

Con el envejecimiento debemos tomar conciencia de la importancia de comer sano, mantener un peso saludable y realizar ejercicio físico de forma regular, no sólo para sentirnos mejor, sino también para prevenir las enfermedades relacionadas con el envejecimiento.

A partir de la década de los 30 años, los niveles de testosterona comienzan a disminuir y comer de una forma inadecuada puede acentuar los desequilibrios hormonales. Limitar el consumo de algunos alimentos es una buena forma de mantenerse saludable, con niveles de azúcar en sangre bajo control, reduciendo la inflamación y evitando la obstrucción arterial.

Sin embargo, si ya sufres enfermedades u otros problemas de salud, no debes tirar la toalla. Una buena alimentación puede ayudarte a controlar tu enfermedad o incluso revertir algunos de sus efectos. Saber qué no debes comer te ayudará a evitar comidas poco beneficiosas para tu salud y te permitirá reemplazarlas por alternativas más saludables.

alimentos que no debemos comer

A continuación se describen algunos alimentos que probablemente consumas y que debes evitar a partir de los cuarenta:

Croquetas y rebozados

Todos estos alimentos saturan tus arterias con aceites que han hervido a altas temperaturas, lo que los convierte en una opción menos saludable. El proceso de fritura convierte alimentos sanos (como verduras, pescado, pollo o patatas) en auténticas bombas de relojería. ¿Sabías que tomar una ración de croquetas es peor para tu salud que decantarte por una hamburguesa? Las ‘fritangas’ contienen un químico llamado acrilamida. Hay multitud de estudios que relacionan la acrilamida con el cáncer. Además, el alto contenido calórico de estos alimentos lleva a una ganancia de peso, lo que incrementa el riesgo de padecer enfermedades y problemas hormonales. Es infinitamente más sano hervir y cocinar a la plancha, antes que freír.

Refrescos Carbonatados                      

Los refrescos carbonatados son una de las peores opciones por la que puedes decantarte a la hora de elegir tu bebida, porque están cargados de cafeína, fructosa y azúcares refinados.

Los edulcorantes artificiales (como la fructosa) de la versión light son incluso peores que el azúcar de la versión no light; la cafeína puede llegar a producir gota; y los azúcares, además de ser perjudiciales para tu salud dental, pueden producir niveles de insulina tan altos que tan sólo con tomar un de estas bebidas al día estarías aumentando en un 20% las probabilidades de sufrir un evento cardiovascular. Opta por otras opciones más saludables como el agua o el té, que sí tienen beneficios para tu salud.

Zumo de naranja

El zumo parece una opción más saludable que las bebidas carbonatadas, pero tampoco es la mejor opción. Un zumo de naranja produce un pico muy alto de azúcar en sangre, que es especialmente desaconsejado para personas con diabetes o gota. Además, al beber zumo estás desechando la fibra que contiene la fruta y sus numerosos beneficios. Antes de decantarte por un zumo de frutas es mejor tomar la fruta entera, o en su defecto, elegir un smoothie o un batido de frutas.

Carne muy hecha

Las dietas ricas en carnes rojas se han asociado con altos niveles de colesterol y con la enfermedad cardiovascular. Un estudio ha demostrado que la carne roja incrementa también el riesgo de sufrir diabetes. La forma en que cocinas la carne es también determinante para tu salud. Cocinar la carne a altas temperaturas la hace cancerígena. Se ha descubierto una relación entre la carne muy cocinada y el cáncer de próstata.

Morcilla, chorizo y longaniza

Evita estos alimentos, especialmente si tienes inflamación articular. Estas comidas son ricas en grasas saturadas que incrementan la inflamación, además de contribuir en la enfermedad cardiovascular y en la hipertensión. Por otra parte estos alimentos contienen nitratos que se transforman en nitrosaminas (químicos causantes del cáncer).

Pan con las comidas

El pan blanco y todos sus derivados (incluida la pasta, los cereales de desayuno y las galletas) provocan un estado de inflamación en el cuerpo que pueden causar picos de azúcar en sangre. En lugar de pan blanco elige siempre pan integral y productos con alto contenido en fibra.

Magdalenas, palmeras, sobaos…

Probablemente pienses que comenzar el día con una mangdalena o una caña de chocolate no puede tener un efecto muy nocivo para tu salud, pero la realidad es que su efecto es muy similar al descrito anteriormente con el pan blanco. Además, si sumamos el azúcar del chocolate o las cremas de repostería, los niveles de insulina que se producen en nuestro organismo son exageradamente elevados. Una opción más saludable para el desayuno es tomar algún alimento rico en fibra y alguna fuente proteica.

Cerveza

Beber mucho alcohol puede acelerar el proceso de envejecimiento, dañar tu hígado y desencadenar osteoporosis. Un exceso en el consumo de alcohol o una ingesta regular del mismo tiene un efecto degenerativo en la piel, lo que se traduce en un aumento de arrugas y líneas faciales.

Sin embargo, sí se describen algunos beneficios asociados al consumo de una o dos copas de vino tinto al día.

Recomendación: envejece mejor comiendo mejor

Es importante para los hombres a partir de los cuarenta años llevar una alimentación que favorezca el funcionamiento de su corazón y de su próstata. Comer sano y evitar los alimentos aquí descritos es sin duda la mejor forma de hacerlo, puesto que el estilo de vida y la dieta tienen un peso fundamental en la lucha contra las enfermedades.

Por ello, desde Neolife, clínica de Medicina Antiaging, promovemos un cambio en el estilo de vida, la actividad física y la dieta para reducir los riesgos de sufrir un ataque cardiaco. Nos basamos en las últimas investigaciones científicas, que dan una creciente importancia a estos aspectos en la prevención de la enfermedad cardiovascular en detrimento de la tradicional importancia del colesterol y su control mediante estatinas.

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Trackbacks/Pingbacks

  1. Los 8 peores alimentos a partir de los 40 - Lateral - 22 septiembre, 2015

    […] director médico de la clínica Neolife, recomienda eliminar de tu dieta en este artículo que te hará recapacitar y, seguramente, cambiar de hábitos. Muy, muy […]

Deja un comentario