La vida sexual de las mujeres


Clínicamente los dos grandes problemas a nivel de la actividad sexual en las mujeres se engloban en una pérdida de deseo o en la aparición de dolor mientras se mantienen relaciones sexuales.

La adición tanto oral como tópica intravaginal de la Terapia de Reemplazo Hormonal mejora de manera rápida y prácticamente completa el problema. La testosterona ha demostrado mejorar la vida sexual de las mujeres en todas sus esferas (deseo, facilidad para llegar al orgasmo,…) y cada vez se tiene más confianza en su utilidad y, sobre todo, en su seguridad.

Dr. Francisco Martínez Peñalver – Equipo Médico Neolife


La dispareunia suele aparecer en mujeres menopáusicas y una de cada tres mujeres entre 40 y 64 años sufren DSH

En nuestra cultura uno de los tabúes sobre los que más hemos progresado en los últimos años es el de la vida sexual de las mujeres. La pregunta “¿cómo es su vida sexual?” incomodaba al médico y a la paciente a pesar de la gran cantidad de información que se podía derivar de ella.

Uno de los cambios más significativos de este siglo XXI a la hora de la confección de la historia clínica por parte del médico es que parece haberse tumbado esa barrera y tanto el médico pregunta como la paciente responde. Ha cambiado, en gran parte, el entrenamiento de los médicos a la hora de realizar una adecuada anamnesis, pero también las pacientes van entendiendo que si no informan de la existencia de un problema el médico difícilmente va a poder ayudarla.

hormonas

Clínicamente, los dos grandes problemas a nivel de la actividad sexual en las mujeres se engloban en una pérdida de deseo (deseo sexual hipoactivo o DSH) o en la aparición de dolor mientras se mantienen relaciones sexuales (dispareunia) (1).

La dispareunia suele aparecer en mujeres menopáusicas, como consecuencia de la atrofia del aparato genitourinario por el fin del estímulo que recibían por parte de las hormonas sexuales femeninas. Esta atrofia se une a la aparición de sequedad vaginal por el mismo motivo (2). Existe alguna solución no estrogénica tópica que alivia, al menos de manera parcial el problema, pero la adición tanto oral como tópica intravaginal de la Terapia de Reemplazo Hormonal mejora de manera rápida y prácticamente completa el problema. Recientemente se han desarrollado técnicas con laser CO2 a nivel de labios vaginales que parecen incrementar el colágeno y por tanto el espesor del epitelio vaginal, sin embargo, de momento sólo se han realizado estudios observacionales y no hay ensayos clínicos que avalen los resultados obtenidos.

En el caso del DSH, los grandes estudios epidemiológicos revelan que lo sufren una de cada 3 mujeres entre 40 y 64 años, en una prevalencia que aumenta con la edad por causas no solo biológicas, sino incluso psicológicas y culturales. Para remediar este problema existen dos soluciones farmacológicas. En primer lugar, un fármaco llamado flibanserina, mal llamada la “viagra femenina”, que disminuye los niveles de serotonina e incrementa otras sustancias relacionadas con el deseo sexual como la dopamina y la norepinefrina (3). Presenta un problema importante, no debe mezclarse con alcohol, pero los resultados de las investigaciones llevadas a cabo informan de un aumento de la frecuencia del acto sexual de alrededor de dos veces más al mes de la frecuencia inicial.

La otra opción es la testosterona (4), que desde mediados de los 30 años va descendiendo paulatinamente sus niveles en mujeres, con una caída más pronunciada una vez llega el momento de la menopausia. La testosterona ha demostrado mejorar la vida sexual de las mujeres en todas sus esferas (deseo, facilidad para llegar al orgasmo, …) y cada vez se tiene más confianza en su utilidad y, sobre todo, en su seguridad.

En desarrollo se encuentra algún producto con muy buena perspectiva en la resolución de estos problemas, por ejemplo uno que mezcla las propiedades beneficiosas sobre estas pacientes de la testosterona con buspirona, un ansiolítico que aplanará la oposición natural del cerebro a que se produzca la relación sexual. Otro producto en desarrollo es la bremelanotida, que actúa a nivel cerebral sobre las vías neuronales que condicionan la respuesta sexual en la mujer. Como vimos en el caso de la flibanserina, disminuye los niveles de serotonina y aumenta los de dopamina y norepinefrina, con escasos efectos secundarios, sobre todo náuseas y mareos.

En Neolife, consideramos que uno de los aspectos más importantes en la vida de nuestras pacientes es su salud sexual. Por eso parte de los beneficios obtenidos en el Plan de Age Management que las pacientes realizan redundan en una mejoría clara de su vida sexual.


BIBLIOGRAFÍA

(1) Clayton AH et al. Evaluation and management of hypoactive sexual desire disorder. Sex Med 2018;6:59-74.

(2) Faubion SS et al. Genitourinary syndrome of menopause: management strategies for the clinician. Mayo Clin Proc. 2017;92:1842-1849.

(3) Holt H et al. Flibanserin for hypoactive sexual desire disorder in premenopausal women. Am Fam Physician. 2016;93:826-828.

(4) Davis SR et al. Testosterone for low libido in postmenopausal women not taking estrogen. N Engl J Med. 2008;359:2005-2017.


, , , , , , , , , , , , , , , ,

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario