El IMC (índice de masa corporal) cae en desgracia


Un nuevo estudio publicado afianza el valor predictivo de enfermedad y muerte del cociente cintura/cadera (CCC) por encima del IMC.

Se concluye que aun teniendo un peso normal según el índice de masa corporal, si el cociente cintura/cadera es elevado, el riesgo de morir por una enfermedad cardiovascular se incrementa en un 87% en los hombres y en un 48% en las mujeres. Una persona con un IMC normal y un CCC alto, duplica su riesgo con respecto a una persona con IMC elevado y CCC normal.

Tania Mesa – Nutricionista y Enfermera de Neolife


Lo importante no es el IMC, sino la cantidad y la ubicación de la grasa corporal.

En Neolife tenemos una gran experiencia realizando antropometrías y determinaciones de la composición corporal. Por ello sabemos desde hace mucho tiempo que el índice de masa corporal (IMC) es tan solo un valor indicativo del peso de una persona en función de su altura: no tiene en cuenta de qué componente es ese peso, si es de grasa, de agua, de músculo… Lo habitual cuando un IMC es elevado es que sea a expensas de tejido graso, pero en algunas ocasiones, aunque pocas, es por un exceso de masa magra o masa libre de grasa (músculo, agua…). Sólo hay que ver los IMC de deportistas profesionales; algunos de ellos se les podría clasificar como obesos, cuando su porcentaje de grasa es normal. Les pesa su masa muscular y, por tanto, no tienen mayor riesgo de desarrollar las enfermedades relacionadas con el sobrepeso y la obesidad.

Desde hace más de 40 años las instituciones médicas y sociedades científicas clasifican el peso de las personas en función del IMC, cuando realmente debería ser en función del porcentaje de grasa corporal. Y si fuéramos más estrictos, en función de la ubicación de esta grasa corporal; concretamente de su localización intra-abdominal, es decir, en torno a las vísceras abdominales.

Clasificación del peso en función del IMC*

Algunas autoridades médicas clasifican el sobrepeso y la obesidad según el porcentaje de grasa, siguiendo los siguientes criterios:

  • Hombres
    • Sobrepeso cuando el porcentaje de grasa está entre el 21 y el 25%
    • Obesidad cuando el porcentaje de grasa está por encima del 25%
  • Mujeres
    • Sobrepeso cuando el porcentaje de grasa está entre el 31 y el 33%
    • Obesidad cuando el porcentaje de grasa está por encima del 33%

Sin embargo no existe un criterio generalizado para la clasificación del sobrepeso y la obesidad en función del porcentaje de grasa y en función del sistema de medición de éste (plicometría, impedanciometría, DXA…).

Un nuevo estudio (otro más) publicado en el Annals of Internal Medicine (1) afianza el valor predictivo de enfermedad y muerte del cociente cintura/cadera (CCC) por encima del IMC. Los autores comprobaron que un elevado CCC con un IMC normal dispara el riesgo de padecer enfermedades y muerte precoz, especialmente por causas cardiovasculares. El acúmulo de grasa intra-abdominal o grasa visceral es el verdadero factor de riesgo. No es lo mismo tener la grasa acumulada en el abdomen que en las piernas o caderas.

El IMC (índice de masa corporal) cae en desgracia

El estudio analizó los datos de la encuesta de salud NHANES III (Third National Health and Nutrition Examination Survey) realizada en 15.184 personas (52,3% mujeres) de edades comprendidas entre los 18 y 90 años, durante más de 14 años. Se concluyó que aun teniendo un peso normal según el índice de masa corporal, si el cociente cintura/cadera es elevado, el riesgo de morir por una enfermedad cardiovascular se incrementa en un 87% en los hombres y en un 48% en las mujeres. Una persona con un IMC normal y un CCC alto, duplica su riesgo con respecto a una persona con IMC elevado y CCC normal.

En el articulo editorial de la misma revista (2), el Dr. Poirier debate sobre la utilidad de las distintas técnicas para cuantificar la obesidad abdominal y reconoce que, aunque el IMC no es la técnica idónea, su uso junto con el perímetro de cintura y/o el cociente cintura cadera es lo más apropiado en el ámbito clínico.

La forma sencilla de medir el acúmulo de grasa intra-abdominal es con una cinta métrica. Se puede medir simplemente el perímetro de cintura de manera que un valor superior a 80 cm. en la mujer y a 94 cm. en el hombre se considera elevados (criterio de la IDF, International Diabetes Federation). Sin embargo, los criterios de la OMS son más relajados: más de 88 cm. en la mujer y de 102 cm. en el hombre. Otra forma de valorar la grasa intra-abdominal es calcular el cociente entre el perímetro de la cintura y la cadera de manera que, según los criterios de la OMS, el cociente cintura/cadera está elevado cuando su valor es superior o igual a 0,85 en las mujeres y a 0,9 en los hombres.

Las técnicas ideales de cuantificación de esta grasa intra-abdominal son el TAC (tomografía axial computerizada) y la RM (resonancia magnética), pero no son útiles en la práctica clínica diaria por su coste, duración y radiación emitida (en el caso del TAC). Como alternativa intermedia está el DXA (absorciometría dual de rayos X), que es el método más sofisticado de medición de la composición corporal en el ámbito clínico. Si embargo, aunque podemos cuantificar la grasa en una determinada región del abdomen, no se puede distinguir entre grasa visceral y grasa subcutánea de la zona delimitada. Y por otro lado, no hay valores de referencia…

En Neolife realizamos una completa valoración antropométrica, que incluye:

  • Cálculo de IMC
  • Determinación del perímetro de cintura (CCC)
  • Antropometría con la medición de 6 pliegues grasos, perímetros y diámetros
  • Bioimpedanciometría octopolar multifrecuencia
  • DXA
  • Valoración morfológica de imagen (fotografías técnicas)

Con todo ello disponemos del mejor abordaje clínico disponible de valoración antropométrica, que nos informa de manera muy precisa del riesgo que el exceso de peso supone para nuestro salud.

En Neolife disponemos de una amplia experiencia en realización de valoraciones corporales

A continuación mostramos algunos casos reales de clientes Neolife, a través de un simulador de siluetas en función de su IMC y de la imagen obtenida mediante DXA:

Paciente nº1 (hombre)

  • IMC: 30,5 (obesidad I)
  • Cintura: 95,4 (normal según OMS)
  • CCC: 95,4/106,5 = 0,89 (normal según OMS)
  • % Grasa total DXA:  22,1 (sobrepeso)
  • % Grasa región abdominal DXA: 27,9%
  • Ejemplo de IMC alto con porcentaje de grasa no muy elevado, perímetro de cintura normal, CCC normal y grasa región abdominal normal.
  • OBESO POR IMC, GRASA INTRA-ABDOMINAL NO ELEVADA, RIESGO CARDIOVASCULAR NO ELEVADO

Paciente nº2 (hombre)

  • IMC: 31,9 (obesidad I)
  • Cintura: 112 (elevado según OMS)
  • CCC: 1,01 (elevado según OMS)
  • % Grasa DXA:  31,5 (obesidad)
  • % Grasa región abdominal DXA: 43,3%
  • Ejemplo de IMC alto con porcentaje de grasa elevado, perímetro de cintura alto, CCC alto y grasa región abdominal elevada.
  • OBESO POR IMC, GRASA INTRA-ABDOMINAL ELEVADA POR DXA Y CCC, RIESGO CARDIOVASCULAR ELEVADO

Paciente nº3 (hombre)

  • IMC: 29,1 (sobrepeso grado 2)
  • Cintura: 93 (normal según OMS)
  • CCC: 0,9 (límite alto según OMS)
  • % Grasa DXA:  34,5 (obesidad)
  • % Grasa región abdominal DXA: 43,4%
  • Ejemplo de IMC no obeso, con porcentaje de grasa elevado, perímetro de cintura alto, CCC alto y grasa región abdominal elevada.
  • NO OBESO POR IMC, GRASA INTRA-ABDOMINAL ELEVADA POR DXA Y CCC, RIESGO CARDIOVASCULAR ELEVADO

Paciente nº4 (mujer)

 

  • IMC: 29,3 (sobrepeso grado 2)
  • Cintura: 94 (elevada según OMS)
  • CCC: 0,93 (elevado según OMS)
  • % Grasa toa DXA: 41,9 (obesidad)
  • % Grasa región abdominal DXA: 50,2 %
  • Ejemplo de IMC no obesa, con porcentaje de grasa muy elevado, perímetro de cintura alto, CCC alto y grasa región abdominal muy elevada.
  • NO OBESA POR IMC, GRASA INTRA-ABDOMINAL MUY ELEVADA POR CCC Y DXA, RIESGO CARDIOVASCULAR ELEVADO

Paciente nº5 (mujer)

 

  • IMC: 38,6 (obesidad GRADO II)
  • Cintura: 92 (elevado según OMS)
  • CCC: 0,72 (normal según OMS)
  • % Grasa DXA:  51,9 (obesidad)
  • % Grasa región abdominal DXA: 51,2 %
  • Ejemplo de IMC obesa, con porcentaje de grasa muy elevado, perímetro de cintura alto, CCC normal y grasa región abdominal muy elevada.
  • OBESA POR IMC, GRASA INTRA-ABDOMINAL MUY ELEVADA POR DEXA PERO NO POR CCC, RIESGO CARDIOVASCULAR ELEVADO

Paciente nº6 (mujer)

 

  • IMC: 24,5 (normopeso)
  • Cintura: 75,5 (normal)
  • CCC: 0,7 (normal según OMS)
  • % Grasa DXA:  33,4 (obesidad)
  • % Grasa región abdominal DXA: 32,5 %
  • Ejemplo de IMC normal, con porcentaje de grasa elevado, perímetro de cintura normal, CCC normal y grasa región abdominal normal.
  • NORMOPESO POR IMC, PORCENTAJE DE GRASA TOTAL ALTO, GRASA INTRA-ABDOMINAL NORMAL POR DEXA Y POR CCC, RIESGO CARDIOVASCULAR NORMAL

Paciente nº7 (mujer)

 

  • IMC: 29,8 (sobrepeso)
  • Cintura: 87 (elevado)
  • CCC: 0,79 (normal según OMS)
  • % Grasa DXA: 47 (obesidad)
  • % Grasa región abdominal DXA: 48 %
  • Ejemplo de IMC no obesa, con porcentaje de grasa elevado, perímetro de cintura elevado, CCC normal y grasa región abdominal elevado.
  • SOBREPESO POR IMC, PORCENTAJE DE GRASA TOTAL ALTO, GRASA INTRA-ABDOMINAL NORMAL POR DEXA Y POR CCC, RIESGO CARDIOVASCULAR NORMAL

BIBLIOGRAFÍA

* Fuente: Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO 2007)

(1) Sahakyan, K., Somers, V., Rodriguez-Escudero, J.P. el al “Normal-Weight Central Obesity: Implications for Total and Cardiovascular Mortality” Ann Intern Med. Published online 10 November 2015 doi:10.7326/M14-2525

http://annals.org/article.aspx?articleid=2468805

(2) Poirier, P. “The Many Paradoxes of Our Modern World: Is There Really an Obesity Paradox or Is It only a Matter of Adiposity Assessment?” Ann Intern Med. Published online 10 November 2015 doi:10.7326/M15-2435.

http://annals.org/article.aspx?articleid=2468808

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario