El flúor, con prudencia


El flúor está presente en diferentes cantidades en diversos medios (agua, pasta de dientes, alimentación, etc). En el pasado se insistió en su función en la prevención de la caries dental, ahora este tema despierta dudas en cuanto a su toxicidad.

Es indispensable informarse acerca del flúor para conocer su función y estimar la dosis absorbida. ¿Estamos expuestos a un riesgo de exceso de flúor? ¿En qué se traduce? ¿Debemos realizar elecciones en cuanto a ciertos productos de consumo habitual?

Dra. Celia Gonzalo Gleyzes – Equipo Médico Neolife


Fuentes de flúor

El contenido de flúor en el agua subterránea oscila entre 0 y 40 mg/L. Existen zonas (mayormente al pie de las montañas) más ricas en este elemento, son los denominados cinturones de flúor: uno se extiende desde Siria pasando por Jordania, Egipto, Libia, Argelia, Sudán y Kenia, y otro atraviesa Turquía, Irak, Irán, Afganistán, India, norte de Tailandia y China. Hay áreas similares en América y en Japón (1). Políticas en la prevención de las caries dentales han hecho que se fluorase el agua.

Encontramos importantes cantidades de flúor en el , en las sardinas enlatadas, en los suplementos y en las pastas de dientes (2).

flúor

El flúor de la dieta se absorbe en el estómago y en el intestino delgado. Hasta un tercio pasa a tejido calcificado, el resto se elimina por la orina.

En el hueso y en los dientes se puede formar fluorapatita o fluorohidroxiapatita. El 99 % del flúor del cuerpo se sitúa en ellos. La cantidad aumenta con la edad.

No se puede afirmar que el flúor sea realmente necesario, aunque tenga efectos beneficiosos. Lo que se ha demostrado es que una vez incorporado en el hueso aumenta la actividad de los osteoblastos (células productoras de hueso) y la densidad mineral ósea en la columna lumbar. No obstante, podría incrementar el riesgo de fracturas no vertebrales. Los niveles bajos de flúor sólo se asocian a aparición de caries.

La toxicidad del flúor

La intoxicación ocurre por ingesta de flúor (agua, suplementos de flúor, pesticidas fluorados), inhalación o absorción cutánea (vapor de freón o derrames de ácido fluorhídrico). El 80 % de los casos de toxicidad en niños menores de 6 años ocurren por ingestión de pasta de dientes o de colutorio dental.

En la intoxicación aguda se observarían síntomas gastrointestinales, disfunción cardíaca, renal, coma e incluso podría provocar la muerte.

En la toxicidad crónica por flúor (fluorosis) pueden verse afectados los dientes (aparecen manchas blancas y defectos), el esqueleto (cambio en sus propiedades, aparición de osteofitos…) y los ligamentos (calcificación). Los síntomas abarcan desde la debilidad muscular, la fatiga crónica, la rigidez articular hasta múltiples afectaciones neurológicas (radiculopatías, estenosis de canal).

El hueso afectado por la fluorosis (cambio de cristales de hidroxiapatita por los de fluorapatita) es más denso pero con menos capacidad de remodelado y más rígido conllevando un riesgo aumentado de fracturas patológicas (2).

Para su diagnóstico, las sospechas se emiten en base a síntomas y a hallazgos radiológicos pero se confirman mediante la detección de un exceso de flúor en la sangre (>0,2 mg/L), en la orina o en el tejido óseo ( biopsia).

Los niveles de ingesta adecuada de flúor (AI) son:

  • Niños: 0,7 mg al día.
  • Mujeres: 3 mg al día.
  • Hombres:4 mg al día.

En general se propone que los niños menores de 2 años se cepillen los dientes sólo con agua y los de 2-6 años con una cantidad de dentífrico similar a un guisante, sin ingerirlo.

Otras alternativas si dudamos de la cantidad de flúor ingerida al día, pasarían por utilizar dentífricos sin flúor (disponibles en marcas ecológicas) o ir alternando.

La planta del té, Camelia Sinensis, acumula flúor en sus hojas. Es preferible optar por consumo de té de calidad (a granel) en vez de comprar té en bolsitas (hojas más antiguas que han acumulado flúor y que se han triturado). Es interesante resaltar que el té blanco y el verde contienen menos flúor que el té negro.


BIBLIOGRAFÍA

(1) https://www.who.int/water_sanitation_health/diseases-risks/diseases/fluorosis/en/

(2) UpToDate àOverview of dietary trace mineralsà Fluoride

(3) Skeletal fluorosis: don’t miss the diagnosis! https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/31501957


, , , , , , , , , , , , , , ,

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario