El café es bueno, hasta 4 tazas al día


Numerosos estudios realizados en los últimos años demuestran que el consumo de café ayuda a prevenir enfermedades como el Parkinson, la diabetes o el cáncer.

Otros efectos beneficiosos son la prevención de enfermedades de la retina, la mejora de la concentración y la memoria, la disminución de peso y la reducción del riesgo de depresión. Además, recientes estudios relacionan el café con la prevención de enfermedades cerebrovasculares, la esclerosis múltiple y la aterosclerosis coronaria.

Tania Mesa – Nutricionista y Enfermera de Neolife


Los efectos beneficiosos del café, un listado interminable.

La bebida más consumida en los países desarrollados es el café, principalmente en Europa y Estados Unidos. Desde hace años numerosos estudios han avalado las propiedades beneficiosas del café, como:

  • Efecto protector de la cafeína contra la destrucción de células cerebrales y el mal del Parkinson.
  • Efecto antioxidante del ácido clorogénico en la prevención de enfermedades de la retina.
  • Efecto protector del páncreas manteniendo una buena producción de insulina y previniendo la diabetes.
  • Efecto estimulante de la cafeína para mantenerte despierto y mejorar la concentración y la memoria.
  • Reduce el riesgo de cáncer de hígado y previene el cáncer de mama, de próstata e, incluso, de cerebro. Estos beneficios se deberían a los componentes antioxidantes y antiinflamatorios del café.
  • Efectos en la disminución del peso. La cafeína inhibe el apetito al mismo tiempo que promueve la quema de calorías, al incrementar la producción de calor corporal.
  • La cafeína influye en la química cerebral al propiciar y bloquear diversos neurotransmisores, lo que reduciría el riesgo de depresión.

Un estudio realizado en Japón demuestra que el café reduce la probabilidad de sufrir enfermedades, principalmente las cerebrovasculares.

Un reciente estudio realizado en Japón y publicado en la revista American Journal of Clinical Nutrition (1) relaciona el consumo de café con un menor riesgo de mortalidad por enfermedades cerebrovasculares, cardiovasculares y respiratorias.

Los 90.914 participantes en el momento de la inscripción del estudio no tenían antecedentes de infarto de miocardio, accidente cerebrovascular o cáncer. Completaron unas encuestas sobre su consumo de café y fueron seguidos durante una media de 18,7 años.

El estudio halló que el café era protector de estas enfermedades, tanto en hombres como en mujeres, sobre todo en la prevención de enfermedades cardiovasculares. Se observó que el ácido clorogénico que contiene el café ralentiza la función endotelial mediante la activación de las sintasas de óxido nítrico y la promoción de la reparación endotelial. El café también contiene piridino, que ayuda a prevenir la coagulación excesiva de la sangre. Además, la cafeína actúa como un broncodilatador, mejorando la función pulmonar y previniendo enfermedades respiratorias.

Dos estudios realizados en EEUU y Reino Unido atribuyen al café efectos protectores frente a la esclerosis múltiple y la aterosclerosis coronaria.

Otro estudio presentado en Washington en la reunión anual de la Academia Americana de Neurología (2) concluye que el consumo de café protege frente al desarrollo de esclerosis múltiple. Los autores señalaron que la cafeína tiene propiedades neuroprotectoras y parece suprimir la producción de citoquinas proinflamatorias.

Para este trabajo los investigadores analizaron un estudio sueco de 1.629 participantes con esclerosis múltiple y 2.807 participantes sanos, y otro estudio en Estados Unidos de 1.159 participantes con esclerosis múltiple y 1.172 participantes sanos.

En ambos estudios las personas que no bebían café presentaban más probabilidad de desarrollar una esclerosis múltiple que aquellos que tomaban 4 o más tazas de café al día durante el año antes de que comenzaran los síntomas.

Por otro lado, un reciente estudio publicado en la revista British Medical Journal (3) asoció el consumo de café con una menor prevalencia de aterosclerosis coronaria.

Se estudiaron 25.138 hombres y mujeres con una edad media de 41,3 años sin enfermedad cardiovascular en su inicio, y se cuantificó a través de una tomografía computarizada (TAC) sus niveles de calcio en las arterias coronarias. Dicho estudio demostró que el consumo de tres a cuatro tazas de café al día reducía el riesgo de tener placas en las arterias. Sin embargo, el consumo menor de una taza de café diaria aumentaba este riesgo, independientemente del sexo, edad, tabaquismo, alcohol, obesidad, diabetes, hipertensión o hipercolesterolemia.

Está demostrado que el consumo moderado de café posee efectos beneficiosos sobre nuestra salud. No obstante, el exceso de café puede ser perjudicial:

  • La cafeína tiene un efecto diurético y su exceso puede provocar deshidratación.
  • Tomar más de cinco tazas de café puede alterar el ritmo cardíaco y el funcionamiento del sistema cardiovascular.
  • El exceso de café puede producir ataques de ansiedad, estrés y pánico.
  • El exceso de cafeína puede desarrollar una dependencia física y psicológica e incluso sufrir síndrome de abstinencia.

En los programas de Medicina Antiaging de la clínica Neolife, recomendamos una ingesta inferior a cuatro tazas al día, preferiblemente consumidas por la mañana (se debe evitar su consumo por la tarde). No obstante, en pacientes hipertensos, con arritmias, ansiedad, colon irritable u otros cuadros clínicos estas dosis se personalizan.

BIBLIOGRAFÍA

(1) http://ajcn.nutrition.org/content/101/5/1029.abstract?sid=35f7c149-86dc-400c-ae0d-13e77b6112fd

(2) https://www.aan.com/conferences/2015-annual-meeting/

(3) http://heart.bmj.com/content/early/2015/02/06/heartjnl-2014-306663

, , , , , , , , , , , ,

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario