¿Cómo se mide la composición corporal?


Existen múltiples métodos de medir la grasa corporal: bioimpedanciometría, absorción dual de rayos X, plicometría, estudio morfológico de imagen…

Durante años los investigadores han debatido acerca de la mejor forma de evaluar la composición corporal. Si bien existen métodos más modernos y precisos, en general todos conllevan importantes ventajas e inconvenientes. Es por ello que la evaluación ideal es aquella que se apoya en todas las metodologías, realizando una valoración conjunta.

Tania Mesa – Nutricionista y Enfermera de Neolife


Existen numerosos métodos para la medición de la masa grasa y la masa magra corporal, con diferentes niveles de precisión.

Bajar de peso no significa siempre que se esté perdiendo peso de la forma correcta. Es necesario conocer cuál es la cantidad y la localización del tejido graso corporal, puesto que tener un elevado porcentaje de tejido graso aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares, diabetes, hipertensión y ciertos tipos de cáncer.

Estar delgado no significa necesariamente tener un menor porcentaje de grasa corporal que personas menos delgadas, ya que éstas últimas pueden ser más musculosas. También se puede dar el caso de que estemos ganando masa muscular cuando estamos entrenando fuerte, sin notar ninguna variación en la báscula.

Durante años los investigadores han debatido sobre la forma más precisa de medir la grasa corporal. La balanza es el método tradicional y más simple de tener una primera indicación del peso; sin embargo, no aporta información sobre la cantidad de grasa, motivo por el cual se debe recurrir a tecnologías más precisas.

En Neolife al iniciar un programa de pérdida de peso (conjuntamente con un programa de ejercicio), necesitamos saber a priori la composición corporal de nuestros pacientes, es decir, la cantidad de masa magra (músculo, huesos y vísceras) y masa grasa que hay en su organismo. Para ello medimos y monitorizamos sus progresos en la consulta con diferentes métodos:

Composición corporal por impedanciometría octopolar multifrecuencia.

Las básculas de impedanciometría octopolar multifrecuencia están dotadas de un generador de señales de alta frecuencia y de un detector de precisión. Una corriente eléctrica de muy baja intensidad, totalmente imperceptible y que no representa peligro alguno, recorre el cuerpo permitiendo evaluar la resistencia de los tejidos corporales. La resistencia depende del agua contenida, la cual tiene una proporción constante en la masa muscular. Concretamente el 73% de los músculos son agua. Este dato, junto con el sexo, edad y estatura del paciente, nos permite calcular la masa muscular de todo el cuerpo. La masa grasa es aislante (no conduce la electricidad), por lo que no se mide directamente.

Este método proporciona resultados variables entre varias mediciones, principalmente cuando estamos bajo los efectos de cualquier acción que modifique los niveles hídricos del organismo. Este sería el caso de edemas en los miembros inferiores, fiebre, consumo de diuréticos… o realizar la prueba después de beber líquidos (agua, alcohol…), después de tomar una comida o después de realizar un ejercicio intenso (podemos perder entre 1 y 2 kilos de agua, que serán recuperados en las 24 horas siguientes). También algunas mujeres experimentan una variación cíclica del peso debido a la menstruación, durante la que se puede incrementar el volumen de líquidos en varios kilos. Engañosamente, su porcentaje de grasa disminuye transitoriamente, debido a haber aumentado su peso total.

Realización de una prueba mediante impedanciometría octopolar multifrecuencia

Impedanciometría octopolar multifrecuencia.

Composición corporal por absorción dual de rayos X (DXA).

El DXA es el dispositivo clínico más preciso, el “gold standard” de medición de la composición corporal. Se le considera el método más fiable para medir la grasa corporal. Determina los pesos y porcentajes correspondientes del tejido graso, óseo y magro. La suma de los tres tejidos es la masa total. Adicionalmente, los segmenta por distintas regiones corporales (brazos, tronco, piernas…), permitiendo valorar la localización concreta de un exceso de tejido graso o muscular y su evolución en un programa de pérdida de peso o tonificación.

Los rangos de normalidad del porcentaje de grasa son muy amplios y dependen de la población de referencia. No es lo mismo si la población de referencia son deportistas de élite (1), modelos de pasarela o población sana adulta.

Uno de los mayores beneficios del DXA (2) es que evalúa la distribución de la grasa androide y ginoide, siendo estos dos datos los mejores predictores de riesgos para la salud.

El objetivo saludable que determinamos en Neolife es que las mujeres tengan un porcentaje de grasa por debajo del 30% y los hombres por debajo del 25%. Ahora bien, su objetivo podrá variar en función de otros criterios no relacionados con la salud como la imagen corporal (estética) o el rendimiento físico.

Realización de una prueba mediante DXA, por absorción dual de rayos X

DXA – absorción dual de rayos X.

Antropometría.

La antropometría es el método más utilizado en la Medicina del Deporte. Se fundamenta en la medición de los pliegues cutáneos mediante un calibrador llamado “plicómetro”, así como de distintos perímetros y diámetros. Es necesario que sea medido por un experto en la materia (antropometrista).

Mediante estas determinaciones antropométricas, y aplicando una serie de formulas, se determina la composición corporal y el somatotipo. La medición y el estudio a lo largo del tiempo de los pliegues grasos, su sumatorio y los perímetros, informan de manera muy precisa de los cambios antropométricos de un cuerpo.

La curva de pliegues grasos cutáneos da una valiosa información de la magnitud y distribución de la grasa subcutánea. Sin embargo, proporciona datos de grasa corporal regional, no profunda. Además, no es útil para la medición de pliegues en personas obesas.

Realización de plicometría

Realización de plicometría.

Estudio morfológico de imagen (fotografías).

El estudio morfológico de imagen permite observar cambios sutiles en la silueta corporal, los volúmenes y el hábito postural, difícilmente apreciables por las anteriores técnicas de valoración de la composición corporal.

Estudio morfológico de imagen

Estudio morfológico de imagen.

En la clínica Neolife utilizamos conjuntamente todas las técnicas de medición de la composición corporal, aprovechando así las ventajas de cada una.

Hay muchos métodos para evaluar la composición corporal y cada uno de ellos tiene ventajas e inconvenientes. Por ello en Neolife, durante los chequeos que realizamos en la clínica o en las consultas de nutrición, utilizamos conjuntamente todas estas técnicas para la medición de la composición corporal. De forma conjunta nos proporcionan información muy precisa, que nos permiten establecer recomendaciones nutricionales, dietas personalizadas y programas de entrenamiento.


BIBLIOGRAFÍA

(1) Bilsborough JC, Greenway K, Opar D, Livingstone S, Cordy J, Coutts AJ. “The accuracy and precisión of DXA for assessing body composition in team sport athletes”. J Sports Sci.2014;23(19):1821-8.

(2) Ulbricht L, Neves EB, Ripka WL, Romaneli EF. “Comparison between body fat measurements obtained by portable ultrasound and caliper in Young adults”. Conf Proc IEEE Eng Med Biol Soc.2012;2012:1952-5.

 

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario